viernes, 7 de octubre de 2011

ROMANCERO: DEFINICIÓN, CLASIFICACIÓN Y CARACTERÍSTICAS


ROMANCERO

Es de un modo genérico, el conjunto de romances tradicionales (populares, anónimos, variables) que se generan en las postrimerías de la Edad Media (siglos XIII a XV) y a comienzos del siglo XVI.

ROMANCE

Los romances son cantos tradicionales, poesía anónima, colectiva, que se trasmite de generación en generación y vive de las variantes que se le introducen a través del tiempo.

Definición métrica:

El romance es una serie indefinida de versos octosílabos con rima asonante en los versos pares.

Definición poética:

El romance es un breve poema épico-lírico destinado al canto.

  • Épico: porque el romance narra, cuenta algo.
  • Lírico: porque al mismo tiempo eso que es contado, se impregna de subjetividad (recuerdos, sueños, sentimientos).

CLASIFICACIÓN DEL ROMANCERO

Ø Romances heroico-caballerescos. Son los derivados de los cantares de gesta, es decir, de sus refundiciones novelizadas.

Ø Romances históricos contemporáneos. Son los que nacen con la finalidad de “noticiar” memorables hechos de la época.

Ø Romances novelescos. Son los que desarrollan un tema imaginativo.

Ø Romances líricos. Predomina en ellos la sensibilidad y la emoción personal.


CARACTERÍSTICAS DEL ROMANCERO

Ø Selectividad: El trabajo tradicional es una continua selección, comenzando por la inicial, cuando el gusto del público elige un trozo del canto que oye de boca del juglar, lo aprende y lo repite.

Ø Naturalidad: Esa labor selectiva (aceptación, eliminación, retoque), otorga al canto su íntima adecuación al sentir colectivo, que prefiere expresar su emoción pura, de modo natural, sin artificios que la sofoquen.

Ø Impersonalidad: La poesía asimilada y reelaborada por el pueblo adquiere un carácter peculiar: desaparece lo puramente individual.

Ø Diálogo: La narración se vivifica mediante la utilización del diálogo, que a veces llega a ocupar todo el poema.

Ø Actualización de la escena: La escena se actualiza mediante la utilización del verbo en presente.

Ø Descripción fugaz y enumeratoria: La descripción se utiliza de un modo rápido, apenas como un detalle de la narración.

Ø Fragmentarismo: Evita desarrollar las causas de la acción o detallar el desenlace, solo se destaca la situación central. Este procedimiento presenta dos aspectos: comienzo abrupto y final trunco.

Ø Comienzo abrupto: Se omite la presentación detallada de los personajes y las circunstancias que motivan su presente actuar.

Ø Final trunco: No se descifra el final, esto promueve la imaginación del auditorio o lector.

Ø Reiteraciones: Es uno de los recursos estilísticos más usuales. Se repiten términos o sus derivados: “sueño, soñito, soñaba”.

Ø Uso del diminutivo: El diminutivo se utiliza con un carácter estético-valorativo. El hablante se detiene en la representación imaginativa del objeto para empequeñecerlo y valorarlo así sentimentalmente.

Ø Gusto por lo suntuario: Preferencia por los objetos lujosos. Se evocan joyas, metales preciosos, telas finas (oro, plata, marfil, seda.)